Cientos De Familias Serán Capacitadas En Crianza Positiva

Cientos de familias serán capacitadas en Crianza Positiva

Print Friendly, PDF & Email

Cientos de familias serán capacitados prácticas de crianza positiva, a través de los talleres que se coordinan en las instancias locales del Consejo para la Niñez y la Adolescencia.

Coordinadores de las Oficinas Regionales y Municipales recibieron los instrumentos para la implementación de la Campaña Nacional de Promoción de Crianza Positiva.

Estas oficinas están en el proceso de captación de familias que quieran participar de los talleres vivenciales, en los que se orienta acerca de la maternidad y paternidad responsables, y de la crianza con amor y respeto.

Quienes estén interesados en participar, pueden llamar o acercarse a la Oficina Municipal o Regional del CONANI más cercana.

Entrega de kits para las capacitaciones

La presidenta ejecutiva del CONANI, Kirsys Fernández, y la directora de rectoría, Tilza Ares, junto a los equipos de la División de Capacitación y el Departamento de Gestión Territorial, entregaron a los coordinadores de las instancias locales de la institución los kits con materiales, recursos técnicos y guías necesarias para el desarrollo de los talleres de Crianza Positiva.

En la actividad estuvieron presentes Cristian Maldonado, encargado de Gestión Territorial; Yira Rodríguez, encargada de las Oficinas Regionales y Municipales; Saida Díaz, encargada de Capacitación; Georgina Taveras y Yajaira García, analistas de Capacitación; y otros colaboradores que aportan al desarrollo de esta campaña.

Recibieron los kits de la oficinas regionales Francia González, encargada de la Cibao Sur; Damaris Santiago, encargada de la Cibao Norte; Toanma Estévez, encargada de la Cibao Noroeste; Josefina Taveras, encargada de la Cibao Nordeste; Marielys Labourt, coordinadora de la El Valle; Brendy Díaz, encargada de la del Yuma; Navia Betances, encargada de la Higuamo; Edwin Ceballos, encargado de la Valdesia; Francisco Williams, encargado de la Metropolitana; y Deisi Turbí, encargada de la Enriquillo.

También de las oficinas municipales Nagua, Carmina Curiel; Boca Chica, Freysi Valdez; Salcedo, Gineyda Castillo; Las Terrenas, Chiara Vásquez; Pedernales, Ramona Díaz; Villa Altagracia, Manuel Henríquez García; Sabana Grande de Boyá, Agustina Tolentino Santana; Azua, Laury Morales; Higüey, Ángela María Castillo; Los Alcarrizos, Juan Ramón Sánchez; Cabrera, Kerling García; Puerto Plata, Richy Almonte Santos.

Además, los encargados de las oficinas municipales Jimaní, Janerssy Díaz; Constanza, Massiel Díaz; Dajabón María Shabrina Gómez; Bávaro-Verón, Hecmar Leonardo; Sabana de la Mar, Wendy Mercedes; Hato Mayor, Williams Mojica; El Seibo, Sindy Leonoris Laureano Sánchez; Sabana Perdida, Natali Santana; Haina Ana Mateo; Bonao, Santa de los Santos; Cotuí, Garibaldi Ernesto Almonte Amparo; Samaná, Lianda Miliany Radney Barett; Sosúa, Julizory Santana; San José de Ocoa, Eanny Odaliz Soto Caridad de Mateo; y de Elías Piña, Juanita Medina.

Crianza Positiva, porque podemos hacerlo mejor

La Campaña Nacional de Promoción de Crianza Positiva Porque podemos hacerlo mejor surge como una respuesta a la violencia que viven los niños, niñas y adolescentes en el entorno familiar, pues la disminución de este tipo violencia es uno de los objetivos más importantes del Estado.

Crianza Positiva es parte del compromiso asumido por CONANI en la Hoja de Ruta Nacional para la Prevención y Eliminación de la Violencia contra los Niños, Niñas y Adolescentes.

Con esta iniciativa, estimulamos a una crianza basada en el amor y la comprensión, libre de maltratos a los hijos e hijas. La meta es ayudar a las familias a desarrollar una paternidad y maternidad responsables para reducir la violencia.

Hasta ahora, se ha capacitado a 260 facilitadores para que multipliquen el taller de Crianza Positiva. Entre estos formadores están los psicólogos y trabajadores sociales de las Oficinas Regionales y Municipales, Juntas Locales de Protección y Equipos Multidisciplinarios. Además, en el piloto del programa se formaron más de 300 personas.

Familias de San Cristóbal, Haina, Villa Altagracia, Sabana Perdida, Los Mina y Los Alcarrizos fueron las primeras certificadas.