Print Friendly, PDF & Email

Historia

¿Cómo nace CONANI?

Renée Klang De Guzman

Doña Renée Klang Vda. Guzmán

La decisión de crear un organismo gubernamental que proteja a los niños y a las niñas dominicanos, emerge de la situación económica, social, educacional y de salud por la que atravesaba la niñez en ese entonces.

El Estado dominicano, sin evadir esta situación, creó el Consejo Nacional para la Niñez (CONANI), por intervención del Poder Ejecutivo, mediante el decreto No. 426, el 23 de noviembre del 1978; con el objetivo de asumir el diseño de una política de Estado coherente y que sus acciones concretas eludieran toda improvisación.

Un poco de historia

En su inicio, CONANI asumió la función de promocionar el bienestar infantil, investigar sobre las diferentes temáticas que afectaban a la niñez, recomendar políticas de acción al Poder Ejecutivo y prestar servicios a los niños, niñas y adolescentes.

Para lograr con eficiencia sus acciones, el CONANI estableció una estructura organizativa que contaba con un directorio integrado por una presidenta, un vicepresidente, un secretario general y dos miembros, designados por el Presidente de la República. De la misma dependería la estructura general y administrativa para ofrecer soporte técnico al quehacer de los programas y departamentos. A nivel operativo, la Dirección Ejecutiva asumió la responsabilidad de impulsar las acciones tendentes a cumplir la misión del CONANI.

El CONANI desarrolló dos programas de atención directa: los Centros Infantiles de Atención Integral (CIANI), el Programa Ayúdame a ser Niño (PASN), y dos programas de apoyo, salud, nutrición, y educación masiva.

Las actividades educativas de los CIANI empezaron a apoyar el desarrollo intelectual, emocional y psicomotor de la población Infantil dirigido a niños y niñas de 3 a 6 años de edad, garantizando un personal multidisciplinario ideal para la atención de la niñez.

Trabajando en el país desde la denominación educación preescolar, los CIANI fueron pioneros en el seguimiento de la situación de salud de la niñez, originando la articulación con la Secretaria de Estado de Salud Pública y Asistencia Social (SESPAS).

El Programa Ayúdame a ser Niño (PASN) estuvo dirigido a niños, niñas y adolescentes de 7 a 16 años de edad que deambulaban en las calles. Estos se llevaban a una unidad de servicios múltiples (salud, educación, psicología y trabajo social), y, al mismo tiempo, se concientizaba a los padres y madres promoviendo la atención y el cuidado de sus hijos.

Toda esta visión de atención integral ha sido desarrollada de manera exitosa, siguiendo el compromiso inicial de su fundadora, doña Renée Klang de Guzmán, y expresado en el decreto 426 que planteaba como objetivo principal “la promoción del bienestar de los niños, dentro de un plan general de desarrollo del país, mediante el estudio, la coordinación, la eventual ejecución y el apoyo a los proyectos y programa que beneficien a la niñez”.

Las iniciativas de los CIANI y PASN fueron una respuesta a demandas sociales impostergables. En función de la rica experiencia institucional y como seguimiento a las acciones del Consejo Nacional para la Niñez, se realizaron varios seminarios, uno de ellos sobre formulación de políticas para la niñez, que surgió como consecuencia del aprendizaje que había proporcionado el trabajo directo con los niños. A raíz del mismo se elaboraron guías de trabajo y documentos de planificación para darle continuidad a la labor que habían emprendido un conjunto de instituciones que trabajaban por el bienestar de los niños y las niñas.

Convención sobre los Derechos del Niño

Once años después de la creación del CONANI, fue aprobada la Convención sobre los Derechos del Niño, en 1989, por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Dos años después, fue ratificada por el Estado dominicano, lo que facilitó la orientación de las políticas nacionales hacia la construcción de un Sistema de Protección y Garantía de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes.

La ratificación de la Convención comprometió a los Estados partes a adoptar medidas educativas, administrativas, de movilización social y normativa encaminadas a la divulgación y aplicación de su contenido. Esto marcó una nueva época en la historia de la infancia dominicana, cancelándose definitivamente la imagen del “menor” como sujeto de la “compasión – represión”, y convirtiéndose en niños, niñas y adolescentes como sujeto de derechos.

Dando continuidad a ese compromiso, en 1994, República Dominicana promulgó la Ley 14-94 que creó el Código para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, con el cual se inició el proceso de adecuación del marco jurídico a los requerimientos de la convención. La Ley 14-94 entró en vigencia en enero del 1995, introduciendo importantes cambios en las formas en que los individuos, las familias, las instituciones y el sistema de justicia debían de relacionar con la infancia y adolescencia.

En el artículo 320 de la referida ley se creó el Organismo Rector del Sistema de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, cuya función principal es formular y ejecutar las políticas nacionales de protección y asistencia a los niños, niñas y adolescentes. Aunque la Ley 14-94 fue un avance significativo en materia de niñez, hubo aspectos que se dejaron de contemplar para su total y eficiente aplicación, por lo que el 26 de abril del 2001 se realizó un Consejo de Gobierno a favor de la infancia y la adolescencia, en el que se elaboró una propuesta de reforma a la Ley 14-94.

Implementación de la reforma a la Ley 14-94

Su implementación se hizo en coordinación con la Secretaría de Estado de Educación (SEE), la Secretaría de Estado de Salud Pública y Asistencia Social (SESPAS), así como también con otras instituciones gubernamentales, no gubernamentales y la sociedad civil.

A raíz de la propuesta de reforma de la Ley 14-94, un conjunto de instituciones asumieron un rol protagónico durante dos (2) años para la elaboración de una propuesta de ley que fuera consensuada y sobre todo legitimada y coherente con los principios y fundamentos de la Convención Internacional Sobre los Derechos del Niño.

Estas instituciones son el Consejo Nacional para la Niñez, la Dirección Técnica Ejecutiva del Organismo Rector, la Secretaría de Estado de Trabajo (SET), la Secretaría de Estado de la Mujer (SEM), la Secretaría de Estado de Cultura (SEC), la Secretaría de Estado de Salud Pública y Asistencia Social (SESPAS), la Procuraduría General de la República, así como organizaciones no gubernamentales, tales como Niños del Camino, Visión Mundial, Acción Callejera, Muchachos y Muchachas con Don Bosco, Caminante, el Instituto de la Familia, CIPAF, en representación de la Coalición de ONG por la infancia, con la asesoría de la Suprema Corte de Justicia y UNICEF.

La aprobación y posterior promulgación el 7 de agosto del 2003 del Código para el Sistema de Protección y los Derechos Fundamentales de los Niños, Niñas y Adolescentes (Ley 136-03) va acorde con el cumplimiento del compromiso con los derechos humanos que debidamente tienen reconocidos los niños, niñas y adolescentes, quedando derogadas las leyes 14-94 y la 985 de Filiación Hijos Naturales del año 1945.

El CONANI ha recorrido un extenso camino desde sus orígenes en la búsqueda del cumplimiento de los derechos de los niños, niñas y adolescentes. En el año 2000, se pone en marcha el proyecto (CEDI), el cual atendió a niños y niñas desde tres meses de nacidos hasta cumplir los dos años de edad; continuando con la labor de los Centros Infantiles de Atención Integral (CIANI) cuya misión es atender niños desde los dos años hasta cumplir los cinco años de edad y posteriormente entrar a la educación básica. Los CIANI iniciaron sus servicios con la fundación del CONANI; estos centros tenían una cobertura de más de 205 centros en todo el país en el año 2004.

La responsabilidad y ejecución del proyecto se asignó al Consejo Nacional para la Niñez (CONANI) dada su misión de atender integralmente a la infancia. Esto no hubiese sido posible sin la fe de personas que como Renée Klang de Guzmán en el periodo 1978-1982, en ese entonces Primera Dama de la República, quien dio origen a esta trascendental obra de sensibilidad y amor.

Ana Elisa Villanueva de Majluta

Segunda presidenta del CONANI. Con su entusiasmo y trabajo tesonero, contribuyó a la consolidación de nuestra institución, durante el periodo 1982-1998.

Sonia Fernández

Entregó interminables e importantes horas a la lucha por el cuidado y respeto de la infancia y la adolescencia del país. Fue presidenta del CONANI en el periodo 1998-2000.

Isabel Mejía de Grullón

Con su entrega y consistencia, creó las condiciones favorables e hizo aportes invaluables para que hoy la sociedad dominicana en su conjunto deposite su confianza en el CONANI, asignándole el liderazgo para trabajar a favor de los niños, niñas y adolescentes de nuestro país. Presidió el CONANI en el periodo 2000 – 2004.

Kirsys Fernández

Con amor y entrega, tuvo la responsabilidad de implementar la Ley 136-03, consolidando la rectoría del Sistema de Protección y los Derechos Fundamentales de los Niños, Niñas y Adolescentes. Trabajó con absoluta transparencia para hacer del CONANI una institución modelo para el país y la región. Fue Presidenta Ejecutiva del CONANI desde el 2004 al 2018.

Más de Nosotros

Ley 136-03

LEY 136-03 DEFINE EL SISTEMA NACIONAL DE PROTECCIÓN

Código para el sistema de protección  y los derechos fundamentales de niños, niñas y adolescentes

(985 KB) | 15 de Febrero del 2018